Los liberales no comparten ni creen en noticias falsas tanto como los derechistas, según estudio


Los liberales no comparten ni creen en noticias falsas tanto como los derechistas, según estudio



Las noticias falsas publicadas en Estados Unidos fueron consumidas y compartidas de manera abrumadoramente más alta por los usuarios de redes sociales de derecha, reveló un nuevo estudio realizado por la Universidad de Oxford.

En la investigación del “proyecto de propaganda computacional” de Oxford se estudiaron las fuentes de las “noticias basura” compartidas en los tres meses previos al primer Informe sobre el Estado de la Unión del Presidente estadounidense Donald Trump, presentado el mes pasado.

En Facebook, los investigadores encontraron que los conservadores “de extrema derecha” compartieron más noticias falsas que todos los demás grupos políticos combinados, mientras que en Twitter, los partidarios de Trump consumieron el mayor número de noticias falsas. 

“En Twitter, una red de partidarios de Trump consume el mayor volumen de noticias basura, y estas últimas constituyen la mayor proporción de los enlaces noticiosos que comparten”, señalaron los investigadores.

En la investigación se monitoreó a 13,500 usuarios estadounidenses de Twitter políticamente activos, así como a 48,000 páginas públicas de Facebook, además de analizar los sitios web externos cuyos enlaces compartieron dichos usuarios.

Los investigadores afirman que hubo “un traslape limitado” de fuentes noticiosas compartidas entre demócratas y republicanos, lo que, en su opinión, refleja la polarización que existe en el espectro político estadounidense. 

Advirtieron de que los algoritmos de redes sociales pueden ser utilizados para distribuir contenido político polarizador y desinformación, y añaden que “los efectos de filtro burbuja”, que seleccionan qué información mostrar en las publicaciones noticiosas de acuerdo con las preferencias y la conducta de los usuarios, han “polarizado la vida pública”, lo cual podría hacer que los consumidores resulten más vulnerables ante las campañas propagandísticas. 

“Dada la importante función que desempeñan las redes sociales en la vida pública, estas plataformas se han convertido en objetivos de campañas propagandísticas y operaciones de información”, escribieron los investigadores. 

Citaron una reciente revisión de las elecciones estadounidenses, realizada por Twitter, en la que se encontró que más de 50,000 cuentas automatizadas estaban relacionadas con Rusia.

Mientras tanto, Facebook ha revelado que diversos contenidos de la Agencia Rusa de Investigación de Internet llegaron a más de 126 millones de ciudadanos estadounidenses antes de la elección presidencial de 2016. 

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.