México y Francia, una relación de ganar-ganar | Newsweek México


México y Francia, una relación de ganar-ganar



La cooperación entre México y Francia se desarrolla actualmente dentro de un marco muy positivo en el que existe la voluntad política de profundizar y estrechar lazos a través del diálogo y la concertación en torno a distintos temas de la agenda bilateral e internacional.

 

El 17 de octubre de 2012, cuando el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el mandatario francés, Francois Hollande, se reunieron en el Palacio del Eliseo, acordaron poner en marcha el relanzamiento de la relación entre ambos países en todos los ámbitos con el objetivo de incrementar la cooperación mutua y, de esa manera, conseguir mayores beneficios para los pueblos y contribuir a la construcción de un sistema mundial equilibrado basado en el derecho internacional y el multilateralismo.

Es así como tanto México como Francia han continuado trabajando estrechamente y logrado que la relación bilateral evolucione en los ámbitos económico, político, social y cultural, y que esta se traduzca en un mayor intercambio comercial, de negocios, artístico, educativo, científico y técnico.

La embajadora de Francia en México, Elisabeth Beton Delégue, habla en entrevista con Newsweek en Español del origen y la evolución en los últimos años de dicha relación, inscrita dentro de una larga tradición, así como de los retos a los que ambas naciones se enfrentan y las alianzas que existen entre México y Francia como país integrante de la Unión Europea. Y también aborda el tema del caso Florence Cassez.

¿Cuándo se establecen las relaciones entre México y Francia y en qué contexto se dan?

“Las relaciones diplomáticas se establecen oficialmente en 1830, pero antes de ellas hubo un acuerdo de concesión mutua del tratamiento de la nación más favorecida para agilizar el comercio bilateral. Después hemos tenido una relación turbulenta, en particular con la intervención francesa en la que Francia tuvo el interés de establecer un reino en México para hacer contrapeso a la influencia estadounidense.

“Pero, más allá de las relaciones políticas, hay que saber que las relaciones entre pueblos se desarrollaron antes, y en particular, con lo que es una especificidad de México en América Latina, con la llegada de inmigrantes franceses, en primer lugar al estado de Veracruz y sus alrededores por el puerto, y después, en los años 1830, con el arribo de los Barcelonette, que vinieron de un pueblito del sureste de Francia y se establecieron y tuvieron un gran éxito en el comercio y después en la banca.

“Pero para entender la relación entre Francia y México es siempre importante destacar las afinidades en el ámbito cultural, que son un hilo directo entre las naciones, pues desde muy temprano la cultura francesa tuvo una influencia fecunda en México con las ideas de los filósofos en los insurgentes y, después, un vaivén que duró algunos siglos”.

Durante los últimos años el alcance de la relación entre México y Francia se ha visto reflejado en el creciente interés y disposición de los países por profundizar los vínculos que históricamente han definido la cooperación conjunta. Prueba de ello son la importancia otorgada a la necesidad de promover el derecho internacional, la semejanza de la concepción de los principios y las prácticas que deben regir la relación entre Estados, la visión compartida de la necesidad de renovar y reforzar los mecanismos internacionales para hacer frente a los retos globales actuales, el esfuerzo por fortalecer las instituciones multilaterales, y el compartir una visión articulada en torno a los principios del respeto y tolerancia, así como la promoción de la diversidad y la necesidad de propiciar el diálogo entre las culturas.

¿Cómo ha evolucionado dicha relación en términos económicos, políticos y sociales?

“A partir de que nuestros presidentes se encontraron en París, en octubre pasado, y manifestaron su voluntad de dar un nuevo impulso a la relación bilateral en todos los ámbitos, inició una nueva etapa en nuestras relaciones políticas con una firme voluntad de ambos lados de fortalecer nuestros lazos partiendo de una relación muy diversificada; aquí estamos y lo puedo precisar en varios ámbitos de nuestras relaciones.

“En el plano internacional, Francia considera a México un socio importante con el cual comparte valores fundamentales y tiene una concepción muy cercana de los grandes desafíos del mundo que son los temas globales, además de que México es el único país de América Latina miembro del G20, por un lado, y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) por el otro.También forma parte, al igual que Francia, de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

“Con respecto a la educación, tenemos tres liceos francomexicanos, es decir, casi 5000 alumnos educados en el biculturalismo. Francia es el tercer destino de estudiantes mexicanos que van a estudiar fuera y los franceses son la primera comunidad estudiantil extranjera aquí en México, tenemos aquí cerca de 1500 estudiantes en todo el territorio que vienen en el marco de intercambios sabiendo que tenemos más de 400 convenios entre universidades francesas y mexicanas. También, una presencia en el territorio con nuestras alianzas francesas, que son 38.

“En lo que se refiere al tema cultural tenemos el Instituto Francés de América Latina (IFAL), que tuvo en el pasado un papel clave en la efervescencia intelectual de la década de 1950 con Carlos Fuentes y Octavio Paz, entre otros. Hoy en día el IFAL es uno de los instrumentos para crear nuevos puentes con las jóvenes generaciones, principalmente en la fotografía, las ciencias sociales, con un centro de investigación y la investigación e innovación.

“Si hablamos sobre economía, tenemos una presencia fuerte aquí, casi 90 por ciento de las empresas francesas de tamaño mundial están aquí, como es el caso de L’Oréal y Danone, que emplean cerca de 100 000 mexicanos en empleos directos, están aquí muchas de ellas desde hace mucho tiempo, lo que las convierte en socios históricos del desarrollo de México”.

El 24 de enero pasado la ciudadana francesa Florance Cassez, quien fuera apresada en 2005 y sentenciada a 60 años de prisión por supuestamente ser miembro de la banda de secuestradores Los Zodiaco, fue finalmente liberada tras 2603 días en prisión. El montaje televisivo sobre la detención de Cassez junto con su compañero sentimental Israel Vallarta, que se transmitió “en vivo” un día después de que la pareja fuera realmente detenida, vició no solo el proceso penal, sino que puso en duda la veracidad de los hechos e incurrió en violación de los derechos humanos.

El caso Cassez puso en peligro el vínculo entre Francia y México e, incluso, ocasionó un alejamiento temporal y la cancelación del año de México en Francia.

“La relación entre Francia y México en el pasado no ha sido siempre lineal, en el pasado también hubo altibajos en las relaciones políticas. Hablando específicamente del caso Cassez, tenemos esta relación intensa e histórica que va más allá de la relación entre los Estados, lo cual es una buena noticia porque quiere decir que somos democracias y que la relación se puede expresar en varios círculos, pase lo que pase a nivel político.

“El caso Cassez es un caso del pasado, la Corte Suprema dio el derecho y tanto Francia como México quieren abrir nuevas puertas con visiones compartidas del futuro, aquí estamos. Por lo pronto, el presidente Hollande aceptó la invitación del presidente mexicano a venir a México en 2014, y acordaron también crear un consejo de alto nivel para abrir nuevas puertas, nuevos caminos, con personalidades destacadas de ambos lados, con un enfoque sobre lo económico, pero también con misión de ver los otros ámbitos. Es decir, tenemos un mapa de ruta bien claro con el objetivo de expresar los potenciales de ambos grandes países amigos”.

¿Qué viene en un futuro para Francia y México? ¿A qué se le está apostando para que esta relación continúe desarrollándose de una manera tan positiva?

“Pienso que tenemos que profundizar en un nuevo tipo de colaboración en el ámbito económico, para nosotros el tema principal no es el del comercio, es el tema de las colaboraciones económicas. Hay que fortalecer la red de colaboraciones entre las pymes ahora que es un buen momento porque a las empresas francesas les interesa el nuevo rumbo de la política de México con respecto a las reformas estructurales, la apertura de sectores que estaban cerrados antes a los monopolios, las nuevas oportunidades de las políticas anunciadas para el desarrollo interno del país, el tema de infraestructuras, el tema social, territorial, del mejoramiento de las condiciones de vida, más y mejor salud, mejor educación, mejores servicios a la población, el tratamiento a los desechos, eficacia energética y renovable, etcétera.

“Para mí el futuro se juega favoreciendo los lazos entre las nuevas generaciones, tenemos que celebrar el pasado, nuestra historia, pero también el futuro, y para ello tenemos que trabajar mucho para desarrollar los lazos entre los jóvenes de ambos países”.

México y la Unión Europea desde 1960 mantienen relaciones continuas que a lo largo de los años se han consolidado y enriquecido. Actualmente dichas relaciones están inscritas en un marco que se constituye por dos principales y grandes acuerdos: el Acuerdo Global y la Asociación Estratégica.

“Actualmente entre ambos países existe la Asociación Estratégica México-UE, y más allá tenemos también las relaciones institucionalizadas entre Europa y América Latina y el Caribe, lo que significa cosas bien concretas, significa que un estudiante mexicano que va a hacer un doctorado, una maestría, en Francia, va a tener un título que le va a permitir seguir sus estudios en otro país de la comunidad; significa que cuando una pyme va a desarrollar una colaboración con Francia o a exportar a Francia según las normas europeas, puede exportar también a los 26 otros países de la comunidad.

“Esa es la alianza mundial entre México y Europa, Francia se inscribe en la UE y, por lo tanto, cuando la UE tiene vínculos con México, Francia está ahí, tenemos grandes acuerdos oficiales y otros muchos convenios de colaboración”.

¿En qué radica el interés de Francia por mantener un vínculo estrecho con México?

“Francia, la quinta potencia del mundo, que es un miembro permanente del Consejo de Seguridad, tiene responsabilidades a nivel mundial, y nosotros, los franceses, pensamos que en un mundo inestable y peligroso como el de hoy es necesario promover la multipolaridad, un mundo multipolar con varios polos, lo que quiere decir que hay todo un movimiento, y todo un desarrollo de los países semejantes, y México es un gran país semejante que tiene que jugar su papel en el escenario internacional.

“Necesitamos un México más fuerte, más activo, más desarrollado y en paz en el escenario internacional, y si miramos las cosas desde América del Norte hasta Europa tenemos todo el continente americano, que es la única región de este tamaño de democracias, y nosotros europeos también. A ese marco democrático queremos protegerlo y desarrollarlo porque es un elemento de estabilidad mundial”.

Finalmente, la embajadora de Francia en México nos habla de cuáles son los retos a los que actualmente se enfrentan ambas naciones.

“El reto es ir más adelante, hacer las cosas bien, tener una relación de ganar-ganar con los mexicanos; que más allá de las grandes empresas podamos desarrollar colaboraciones entre las pequeñas y medianas empresas particularmente para fortalecer la cadena mexicana de valor.

“Aquí hablamos de tecnología, de calidad de los procesos que se pueden desarrollar; es decir, crear más juntos, colaborar juntos y tener más inversiones aquí en México, pero también más inversiones de México en Francia. Tener una relación equilibrada entre dos socios que tienen ventajas que pueden compartir con otros países”.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.