Now Reading:
Una cena de caridad para hombres de negocios esconde historias de abuso a mujeres
Full Article 5 minutes read

Una cena de caridad para hombres de negocios esconde historias de abuso a mujeres

abuso

La cena anual del Presidents Club realizada en el Hotel Dorchester de Londres es solo para hombres. A ella asisten miembros de la élite británica. El evento contempla una subasta de caridad para niños desfavorecidos que -a su decir- ha recaudado más de 20 millones de libras en los últimos 33 años. Pero también esconde historias de abuso sexual contra las mujeres que son contratadas como azafatas.

La más reciente edición se realizó el jueves pasado. Los artículos de la subasta de la noche incluyeron un almuerzo con Boris Johnson, el secretario de Asuntos Exteriores británico, y un tarde de té con el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. A la cena acudieron 360 hombres de los negocios, la política y las finanzas británicas. Además estuvieron presentes 130 azafatas especialmente contratadas.

A todas las mujeres se les ordenó que vistieran atuendos negros cortos y entallados, con ropa interior a juego y tacones altos. En una fiesta posterior, muchas azafatas, algunas de ellas estudiantes que ganan dinero extra, fueron manoseadas y sexualmente hostigadas, según reportó The Financial Times tras enviar a dos personas encubiertas para trabajar como anfitrionas en la noche.

El diario inglés explica que este evento ha sido “uno de los pilares del calendario social” de Londres durante más de tres décadas, sin embargo, explica que las actividades han permanecido en gran parte sin ser reportadas, “algo inusual, quizás, para una recaudación de fondos de su escala”.

En el transcurso de las seis horas que duró el evento, las reporteras vieron cómo muchas de las anfitrionas fueron sometidas a comentarios lascivos y repetidas solicitudes para que se unieran a los invitados en las habitaciones del Dorchester. Las azafatas informaron que los hombres llevaban sus manos repetidamente a su faldas ytim una dijo que un asistente le expuso su pene durante la noche.

Un plano de los asientos para el evento visto por el Financial Times enlista a los asistentes e incluyen a figuras comerciales británicas como Philip Green de Arcadia Group, la estrella del Dragons ‘Peter Jones, y el jefe de Ocado, Tim Steiner; y financieros como Henry Gabay, fundador del fondo de cobertura Duet Group, y Makram Azar, director del negocio de Middle East del banco de inversión de Barclays.

Del mundo de la política estuvieron Nadhim Zahawi, subsecretario de Estado recientemente designado para niños y familias, y Jonathan Mendelsohn, recaudador de fondos de partido y partido laborista. No está claro si los que aparecieron en la lista estuvieron toda la noche.

Entre los lotes de la subasta, además de la cena con Boris Johnson, se incluyó una noche en un club de striptease. El folleto adjunto incluía una advertencia de página completa de que ningún asistente o personal debería ser acosado sexualmente.

Caroline Dandridge, fundadora de Artista, una agencia especializada en anfitriones y azafatas, fue la encargada de contratar a las mujeres bajo tres criterios específicos: alta, delgada y bonita.

El FT reporta que en sus entrevistas iniciales se advirtió a las mujeres que los hombres presentes podrían ser “molestos” o tratar de hacer “enojar” a las anfitrionas. A una anfitriona se le recomendó mentirle a su novio sobre el hecho de que era un evento sólo para hombres. “Dile que es una cena de caridad”, le dijeron.

Dos días antes del evento, la Sra. Dandridge le dijo a las posibles anfitrionas por correo electrónico que sus teléfonos estarían “a salvo” durante la noche y que deberían llevar “zapatos negros NEGROS”, ropa interior negra, y peinarse y maquillarse como lo harían para ir a un “lugar inteligente y sexy”.

El trabajo comenzó a las 16:00 horas y contempló una paga 150 libras y 25 extra por un taxi a casa. Muchas de las jóvenes eran estudiantes; otras tenían múltiples trabajos a tiempo parcial como actrices, bailarinas o modelos y realizaban ocasionales labores de anfitriona para llegar a fin de mes.

Las anfitrionas tuvieron que firmar un acuerdo de cinco páginas sobre el evento, pero no tuvieron la oportunidad de leer sus contenidos, o tomar una copia con ellos después de la firma.

De acuerdo con las denuncias de varias mujeres que trabajaron esa noche, observaron manoseos y comentarios lascivos. Una de ellas dijo que le acariciaron repetidamente el trasero, las caderas, el estómago y las piernas. Un invitado se abalanzó sobre ella para besarla. Otra la invitó a subir a su habitación.

Dorchester dijo que tenía una política de tolerancia cero con respecto al acoso de huéspedes o empleados.  Los organizadores dijeron estar consternados por las acusaciones de mal comportamiento en el evento. Dandridge afirmó no estar al tanto de ningún informe de acoso sexual “y con la calidad del invitado, me sorprendería”.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.