El redentor del crimen | Newsweek México


El redentor del crimen

DE TIEMPO Y CIRCUNSTANCIAS

EL MES de la Independencia ha llegado y México se anida en los sentimientos de cada uno de sus hijos. En el espacio septembrino hay varias efemérides: el Grito de Dolores, el 16; la victoria en la Guerra de Independencia, el 27; y la firma del Acta de Independencia de la Nación Mexicana, el 28.

Dos son los sustantivos que campean en septiembre: México y libertad. Este año entramos en el mes patrio con varias actividades ideadas por el gobierno y con relatos ex profeso.

El presidente va creando historias con las que desvía la atención de sus fracasos administrativos. Así surgió una rifa del avión sin rifa y sin avión; el juicio de Lozoya, sin juicio y sin Lozoya; y el juicio a los expresidentes, sin juicio a los expresidentes, estos solo por mencionar unas cuantas de sus ocurrencias.

Entiende que un buen argumento lo mismo llena la sala de un teatro que la urna con votos. Con esto en mente creó el 13 de agosto una ceremonia inédita en el calendario nacional: “Los 500 años de la Resistencia Indígena”. Una representación llena de verdades a medias y destinada a crear una realidad alternativa y dividir para atraer votantes.

También lee: Maras Salvatrucha pactan tregua en cárceles tras ser mezclados con otros pandilleros

A esto le ha seguido el anuncio de la firma de un decreto que habrá de consumarse el 15 de septiembre por el cual se liberará un número indefinido de presos en las cárceles federales.

El presidente anunció que los presos que en más de diez años no hayan sido sentenciados, aquellos que tengan más de 75 años de edad, los mayores de 65 que padezcan alguna enfermedad, y quienes hayan sido torturados serán liberados antes del 15 de septiembre.

La idea, justo es decirlo, no es mala. Las cárceles federales padecen desde hace mucho tiempo una sobresaturación en el cupo carcelario, pero el diablo esta en los detalles.

Lo primero que hay que atender es el entorno actual. En la conferencia mañanera del 19 de agosto de este año, el presidente dijo que era falso que su gobierno tuviera el récord de homicidios dolosos. El descargo de culpa vino como respuesta a una aseveración que hizo el periodista Jorge Ramos el 5 de julio de 2021.

No te pierdas: El coronavirus desata motines en las hacinadas cárceles latinoamericanas

La respuesta de Ramos se dio el 21 de agosto, y fue contundente: se cometen 95 asesinatos diariamente en México, y en los sexenios anteriores se cometían de 50 a 60 crímenes, de este tipo, todos los días. Es casi el doble de asesinatos por día de los que se cometían en sexenios anteriores. Esto sin considerar los espacios que el crimen organizado ha conquistado en este sexenio.

Al respecto, el jefe del Comando Norte en Estados Unidos, el Gral. Glen Van Herck, denunció que el narco controla el 35 por ciento del territorio nacional. Cuando el Gral. dio la cifra no se habían realizado las elecciones, y no sabía que hoy el narco controla la costa del Pacífico. Esto gracias a una selección criminal en la que se eliminó a los candidatos incómodos. Con estas cifras es claro ver que hay una crisis de seguridad, y que la impunidad campea en nuestro territorio.

De las cuatro cuestiones que comprende el decreto que nos ocupa, la primera comprende a más de 12,000 internos que en diez años no han sido sentenciados; la segunda y la tercera abarcan a grupos de la tercera edad; sin embargo, entre estos grupos hay muchos jefes de organizaciones delictivas que se reintegrarán a dirigir sus organizaciones.

DETENCIONES ANTICONSTITUCIONALES

Y el cuarto grupo es el más complicado, pues según un criminólogo de los penales federales, que me pidió no divulgar su nombre:

“La cuestión de la tortura es muy controvertida, pues los agentes van por el indiciado a su casa, y su detención es completamente anticonstitucional. Lo sacan a punta de pistola, lo hacen firmar declaraciones, y lo amenazan con que si no acepta todo lo que ellos le dicen que hizo van a tomar represalias contra su familia. Muchos presos en el plazo de 48 horas logran demostrar que su detención es bajo tortura y amenazas y libran la cárcel. Los aprehensores obran así para ahorrar tiempo y cerrar casos. Esto lleva a que muchos culpables logren su libertad al demostrar lo inconstitucional del arresto, y muchos inocentes, que no tienen recursos tanto monetarios como de conocimiento, se queden en la cárcel.

“La liberación indudablemente va a agravar la crisis de seguridad que estamos viviendo, pues muchos jefes de organizaciones delictivas estarán en la posibilidad de probar que han sido torturados y obtendrán una liberación expedita. Asimismo, muchos miembros del crimen organizado se acogerán a las ventajas que les ofrece la tortura demostrada mediante el protocolo de Estambul.

“El problema para nosotros es que nadie toma en cuenta el trabajo de las áreas técnicas. El sistema penitenciario tiene gabinetes de psicología y criminología, en donde se determinan las condiciones de los presos, y se sabe las condiciones que los han llevado a delinquir.

Te interesa: Reglas Mandela: bases para mejorar cárceles que México ignora

“El gobierno parece ignorar el hecho de que la mayor parte de las detenciones son anticonstitucionales y tienen elementos de tortura; lo cual obligará a liberar un número indefinido pero muy grande de presos de entre los cuales muchos serán de enorme riesgo para la estabilidad y la seguridad social”.

Andrés Manuel López Obrador desprecia las áreas científicas, y parece ignorar que en estas áreas es donde se pueden trazar estrategias efectivas que permitan llevar a buen puerto iniciativas como esta. Para obtener un buen resultado se requiere un trabajo en donde la ciencia y la práctica criminológica se den la mano y establezcan un proyecto bien diseñado.

Otro punto a considerar en este momento es que los internos que se liberen tendrán antecedentes penales, y que esto es algo que cierra las puertas en los centros de trabajo en un momento en que el desempleo está en máximos históricos, y si para la gente en general no hay suficientes oportunidades de empleo, para ellos menos. De modo que se requerirá un proyecto para dar cabida en el mundo laboral a esta liberación masiva, y no hay tal. Con todo esto es claro que es una idea loable, atada a una ejecución deplorable, que traerá más problemas que beneficios.

Sin embargo, lo importante para el presidente no es el resultado, sino el show, el efecto, los votos. El acto de liberación ese día lo pondrá al nivel de Hidalgo, de Morelos, de Iturbide. Habrá de vestirse con la túnica de Gran Libertador. Claro que si las condiciones de seguridad empeoran podría volteársele el chirrión por el palito y que la ciudadanía, harta del crimen cotidiano, le quitase más apoyo del que ha perdido. Al tiempo.

VAGÓN DE CABÚS

En el artículo anterior abordamos la situación de salud del país y sugerí que, dado que se ha renovado el Congreso es momento de solicitarle a los nuevos legisladores que nos representen y hagan lo conducente para cambiar la deplorable situación sanitaria que estamos viviendo.

Nuestros lectores me solicitaron, y agradezco su interés, los canales para dirigir sus peticiones. A continuación les presento dos ligas electrónicas. En esta primera encontrarán la dirección de quejas para la Cámara de Diputados, y en esta otra, el directorio de los diputados con sus respectivos correos electrónicos.

Es importante ser claros y concisos en nuestras peticiones y apoyarlas con argumentos legales. N

—∞—

Salvador Casanova es historiador y físico. Su vida profesional abarca la docencia, los medios de comunicación y la televisión cultural. Es autor del libro La maravillosa historia del tiempo y sus circunstancias. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.