Una Yihad propia | Newsweek México


Una Yihad propia

Cada vez más mujeres son reclutadas como terroristas y se unen a la lucha en Siria.

 

Hace unos doce años, un día de primavera en marzo, una escolar palestina, Ayat al-Akhras, presionó un botón en el cinturón que traía atado e hizo detonar un artefacto explosivo en un supermercado lleno de gente en Kiryat HaYovel, Jerusalén. 

 

Era una época de violencia extrema y sangrienta en todo Israel y los territorios ocupados, en la que las personas estaban cada vez más acostumbradas a la brutalidad despiadada de la segunda intifada o alzamiento. 

 

Lo que resultaba particularmente terrible acerca de Ayat era que alguien tan joven hubiera sido reclutada. A sus dieciocho años, se creía que era la bombardera suicida palestina más joven. 

 

Una de sus víctimas fue una escolar israelí apenas un año más joven que ella: Rachel Levy. Las dos niñas vivían a unas cuantas millas de distancia una de la otra en Cisjordania. Y ambas tenían sueños adolescentes para el futuro. 

 

Ayat estaba comprometida para casarse. Rachel tenía ambiciones de convertirse en actriz. Sus muertes fueron un doloroso recuerdo del poder de reclutar a personas vulnerables y desposeídas en las organizaciones terroristas. 

 

Ayat, una estudiante modelo, estaba cada vez más desilusionada con la vida en el mugriento campamento de refugiados de Dheisheh, en las afueras de Belén. Vivía con su madre, su padre y 11 hermanos, atestiguando la humillación de la ocupación y tolerando los límites de su vida como miembro de la tercera generación de un pueblo desplazado.

 

Poco después de su muerte, la sufrida madre de Ayat dijo que no tenía idea de que su hija, una estudiante que siempre obtenía buenas calificaciones, hubiera sido reclutada como terrorista. 

 

“Era una niña tan buena”, dijo su madre llorando, en su diminuta y oscura vivienda en el campamento.

 

Pero una de sus hermanas dijo, “Ella sacrificó su vida para que las personas pudieran vivir”. Y en la cercana Universidad de Al-Quds en Cisjordania, que desde hace mucho tiempo ha sido un lugar para el activismo palestino, Ayat se convirtió en un ícono, una heroína, una libertadora de su pueblo. 

 

En un momento dado, las madres de las dos niñas muertas se reunieron. Aunque la palabra reconciliación es demasiado fuerte para calificar esa reunión, ambas lograron aceptar la dolorosa pérdida de la otra. El presidente George W. Bush mencionó los asesinatos como un ejemplo de la interminable tragedia en Oriente Medio. 

 

“Cuando una niña palestina de 18 años es inducida a hacerse explotar y, en el proceso, mata a una niña israelí de 17 años, el futuro mismo es la muerte”, dijo. 

 

El mes pasado, en la prensa libanesa se informó que una mujer siria identificada como Umm Jamal fue arrestada por autoridades libanesas en la ciudad de al-Nabi Sheet en el Valle de Bekaa. 

 

Fue arrestada bajo la sospecha de colaborar con el Frente Al-Nusra, la organización terrorista islámica generalmente suní que combate al presidente sirio Bashar al-Assad. 

 

Al-Nusra, o “El frente que respalda a los pueblos del Levante”, es una rama de Al-Qaeda creada en enero de 2012, la cual opera en Siria y Líbano. Ha sido calificada como “el más agresivo y exitoso” de los grupos rebeldes sirios. 

 

Se informa que, durante el interrogatorio, Umm Jamal confesó que buscaba reclutar a otras mujeres para ayudar al Frente en “actos de sabotaje”. Pocos días después de su arresto, Al-Nusra atacó de nuevo en el Bekaa, esta vez con una bomba suicida que mató a dos soldados sirios en un destacamento militar en Hermel. 

 

En este mes se cumplen tres años del inicio de la guerra en Siria: más de mil días de guerra. Las conversaciones de Ginebra 2 eliminaron cualquier esperanza verdadera de una reconciliación diplomática y, a pesar de la aprobación de la resolución 2139 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la ayuda humanitaria para Siria, la lucha en el terreno es feroz. 

 

No existe una fuerza rebelde unificada, sino un mosaico de grupos rivales, algunos impulsados por ideologías islamistas radicales y apoyados por fuerzas externas a de Siria.

 

Los activistas hablan de una “Ofensiva de primavera”, en que los rebeldes tratarán de arrebatar Damasco, la capital de Siria, de las manos del régimen de Assad. Eso quiere decir que están siendo reclutados para la causa más combatientes masculinos y femeninos, particularmente extranjeros. 

 

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo de observación con sede en el Reino Unido, calcula que alrededor de 5000 mujeres pelean en la guerra siria. No está claro cuántas de ellas son combatientes extranjeras. 

 

El Daily Mail de Gran Bretaña informó en enero que dos mujeres británicas de nacimiento fueron capturadas en el aeropuerto de Heathrow tratando de contrabandear dinero en su ropa interior al viajar a Medio Oriente para hacer la yihad. 

 

De acuerdo con Lina Khatib, directora del Carnegie Middle East Center con sede en Beirut, Al-Nusra ha empezado recientemente a utilizar a mujeres para transportar explosivos hacia Líbano porque se considera que las mujeres tienen menos probabilidades de despertar sospechas entre los servicios de seguridad situados a lo largo de la frontera entre Líbano y Siria en áreas conservadoras como las fortalezas del Hezbolláh, que son el principal objetivo de Al-Nusra en Líbano.

 

“No es la primera vez que un grupo afiliado a Al-Qaeda ha reclutado a mujeres para propósitos yihadistas, pero es un nuevo suceso en la expansión de la guerra siria hacia Líbano”, dice. “Esto muestra que Al-Nusra busca nuevas formas de mantener su serie de ataques en Líbano, cuyo objetivo es presionar a Hezbolláh para que suspenda su participación militar en Siria en apoyo del régimen de Assad”. 

 

¿Qué es lo que conduce a las mujeres al campo de batalla? 

 

“La guerra es el gran igualador”, explica Shadi Hamid del Instituto Brookings. “En las luchas de liberación o en las sublevaciones, las mujeres suelen tener funciones muy importantes derivadas de la necesidad.

 

“Puede ser en el campo de batalla, pero también puede ser a través de apoyo logístico, difundiendo el mensaje del grupo y llegando a posibles reclutas. La lucha tiene prioridad sobre los roles de género tradicionales y eso puede ser verdad incluso en el caso de grupos islamistas radicales como Nusra”.

 

Rafif Jouejati, uno de los delegados de la Oposición Siria en las conversaciones de Ginebra 2, dice que las mujeres tomaron las armas con el Ejército Libre Sirio desde 2011. 

 

 

“Las mujeres han realizado distintas actividades durante toda la revolución, desde organizar ‘sentadas’ y manifestaciones, hasta repartir ayuda y luchar en la línea de combate”, dijo. 

 

Aunque solía ser más común ver mujeres marchando en manifestaciones que en la línea de combate, como la actriz alawí Fadwa Suleiman, que se volvió famosa por dirigir una protesta de mayoría suní contra el gobierno de Assad en Homs, ha habido muchas mujeres menos conocidas que han pasado de contrabando armas bajo sus prendas de vestir religiosas.

 

A principios de año, un comandante del Ejército Libre Sirio confirmó que incluso había mujeres formando sus propias brigadas. En algunas partes de Aleppo, las mujeres combatientes kurdas tienen una participación esencial en la seguridad y fueron entrenadas como francotiradoras y en el combate urbano.

 

“No nos vemos a nosotras mismas como mujeres o en relación con nuestro sexo”, dijo una mujer combatiente. “Nos vemos como personas que luchan a favor de nuestro país”. 

 

Pero Al-Nusra, una mortal organización que ha tenido una participación crucial en dividir a la oposición siria entre moderados y yihadistas radicales, tiene un programa diferente, de acuerdo con expertos. Lo que quieren es un estado islámico gobernado por la ley de la Sharia. 

 

“Las mujeres desaparecerían. Estaríamos cubiertas de pies a cabeza, como en Afganistán, y no se nos permitiría salir de la casa o enviar a nuestras hijas a la escuela”, dice Kafa, una mujer de 32 años de Homs que teme al futuro si Al-Nusra adquiere un mayor arraigo en el país.

 

Es importante observar que el reclutamiento de mujeres terroristas ocurre en Líbano, la sede de Hezbolláh que apoya a Assad. Hasta hace poco, Turquía era la vía de acceso tradicional para los yihadistas que llegaban a la región desde el exterior.

 

Steven Emerson, fundador y Director Ejecutivo del Proyecto de Investigación sobre el Terrorismo, dice que la noticia de que la recaudación de fondos la realizada Al-Nusra en Líbano “sorprende” a la inteligencia estadounidense. 

 

“Dinero, armas y combatientes son las tres mercancías de las que depende cada bando para sobrevivir en la guerra civil siria”, dice. 

 

“Al-Assad no sufre ninguna escasez de estos elementos, teniendo en cuenta la ayuda de sus patrocinadores iraníes y de Hezbolláh” y de lo fácil que es entrar a Siria desde Líbano. 

 

“Que una mujer haya sido atrapada recaudando fondos para Al-Nusra no hace más que confirmar el hecho de que el grupo busca formas no tradicionales y astutas de recaudar fondos yihadistas”, dice Emerson. 

 

Las mujeres operan en ambos lados de la guerra siria. El gobierno de Assad emplea a una milicia femenina para realizar revisiones de seguridad y suministrar personal en puntos de control.

 

Las raíces de esta feminización del esfuerzo de guerra se remontan a las regiones latinas, asiáticas, del Oriente Medio y europeas, donde los movimientos políticos revolucionarios siempre han desplegado a mujeres en distintas funciones. Las mujeres han trabajado como agentes de inteligencia, correos, combatientes de muchos tipos y terroristas suicidas.

 

Los líderes chechenos han descubierto que las mujeres son tan eficaces como asesinas que son usadas más a menudo que los hombres. Los equipos de seguridad de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi centraron su atención en dar seguimiento a las llamadas “viudas negras”, mujeres terroristas cuyos hombres habían muerto en la lucha por una Chechenia independiente. 

 

Mujeres francotiradoras operaron durante la guerra de Chechenia y la de Bosnia, a menudo con gran eficiencia, ferocidad y destreza. 

 

Incluso en Estados Unidos, durante la década de 1960, organizaciones radicales como las Panteras Negras y los Weathermen reclutaron a mujeres, al igual que las Brigadas Rojas de Italia y el grupo separatista vasco Euskadi Ta Askatasuna.

 

Karla Cunningham de Rand Corporation ha investigado el fenómeno, llamando “mujeres invisibles” a estas terroristas. 

 

Ella escribe que estas mujeres son responsables de la cuarta parte de los ataques fatales en Irak, Egipto, Israel, Líbano, Chechenia, Sri Lanka, Marruecos y Palestina.

 

“En mi investigación descubrí que, para mediados de 2008, las mujeres habían actuado como terroristas suicidas 21 veces en los mercados de Irak y otros lugares civiles patrocinados por chiítas”, escribió Cunningham. “Otras investigaciones han demostrado que, desde 2002, las mujeres han llevado a cabo 50 por ciento de los ataques suicidas en Sri Lanka, Turquía y Chechenia”.

 

Habiendo sido inspiradas por tantas mujeres combatientes, otras mujeres toman ahora su lugar. Entre ellas, escolares que podrían emular a la bombardera suicida adolescente palestina Ayat al-Akhras. 

 

El mes pasado, los arrestos de al-Akhras’s de Ayat fueron devueltos por las autoridades israelíes a su familia en Cisjordania, después de llamamientos persistentes por parte de grupos de defensa de los derechos humanos. Después de doce años, su familia finalmente pudo darle a su hija un funeral adecuado.  

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.