Recomendaciones para cuidarte ante la contaminación por PM 2.5 y ozono


Recomendaciones para cuidar tu salud ante la contaminación por PM 2.5 y ozono en la CDMX



Ciudad de México vive este miércoles su segundo día de Contingencia Ambiental Atmosférica extraordinaria debido a las altas cantidades PM 2.5 y ozono, contaminantes peligrosos para la salud.

¿Qué son?

La materia particulada o PM (por sus siglas en inglés) 2.5 es una mezcla de materiales sólidos o líquidos que son decenas de veces más pequeños que un cabello humano y que se generan por el uso de automóviles, camiones, fábricas, quema de madera y la construcción, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA).

La presencia de ozono troposférico –diferente del que se encuentra en la parte superior de la atmósfera y protege de los rayos UV– se debe reacciones químicas entre los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (COV).

México no cuenta con políticas ni infraestructura eficaces para medir la calidad del aire, alertan expertos

“Esto sucede cuando los contaminantes emitidos por automóviles, centrales eléctricas, calderas industriales, refinerías, plantas químicas y otras fuentes reaccionan químicamente en presencia de la luz solar”, detalla la EPA.

¿Cuáles son los riesgos?

La contaminación dificulta la respiración y puede causar irritación en los ojos. En el caso de la materia particulada, las autoridades estadounidenses alertan que es tan pequeña que puede penetrar profundamente en los pulmones e incluso ingresar al torrente sanguíneo.

Según la EPA, este tipo de contaminación puede afectar a los pulmones y el corazón, y está relacionada con asma agravada, disminución de la función pulmonar, irritación de las vías respiratorias, tos, entre otras.

Te puede interesar: La NASA muestra cómo se ve la contaminación en México provocada por incendios

En el caso del ozono, la agencia señala que puede hacer que los músculos de las vías respiratorias se contraigan, causando dificultad para respirar o dolor al hacerlo. Además, se produce tos e irritación en la garganta, agravar enfermedades pulmonares, entre otras.

“Estos efectos se han encontrado incluso en personas sanas, pero pueden ser más graves en personas con enfermedades pulmonares como el asma. Pueden llevar a un aumento de las ausencias escolares, el uso de medicamentos, visitas a los médicos y salas de emergencia, y las admisiones al hospital”, señala la agencia.

¿Qué se recomienda?

La Comisión Ambiental de la Megalópolis, que decretó la Contingencia Ambiental extraordinaria, recomendó ante esta situación evitar actividades al aire libre, tales como ejercicio intenso, porque esto “incrementa la dosis de contaminantes inhalados”.

Llamó a evitar la realización de actividades cívicas, culturales, deportivas y de recreo al aire libre, en particular en centros escolares, además de hidratarse continuamente, con al menos 1.5 litros de agua al día.

En otros de los puntos, recomienda evitar el uso de lentes de contacto, no fumar y acudir al médico en caso de sentir molestias. A las empresas, además, les recomienda facilitar el trabajo desde casa, especialmente para empleados que se encuentran dentro de grupos sensibles.

También lee: Las 13 ciudades más contaminadas de México (CDMX y Monterrey no están entre las primeras)

Para hogares cercanos a las zonas de incendio donde el humo sea denso, la CAMe recomienda colocar toallas húmedas en las zonas por donde pueda introducirse a las habitaciones, aunque “si es posible, retirarse del área”.

El comunicado dice que se debe evitar el contacto con cenizas provocadas por los incendios y no permitir que niños y las mascotas se acerquen. “Impida el contacto de las cenizas con su piel; si necesita barrerlas del piso u otras superficies, humedézcalas ligeramente y no permita que se suspendan de nuevo en el aire”, detalla.

 

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.