Campañas: los temas que siguen ausentes | Newsweek en español


Campañas: los temas que siguen ausentes



La idea más socorrida al interior de las campañas de todos los niveles, colores y signos partidistas (incluidos los independientes), es la relativa a que los mensajes en su propaganda, “deben ser emocionales”, pues lo racional simplemente “no pega”, como si la ciudadanía fuese en su totalidad idiota o una simple borregada que no tiene idea de sus problemas.

Es cierto que un político que no emociona es un político que difícilmente va a poder generar un respaldo popular relevante; sin embargo, cuando la emoción de la retórica no está acompañada de propuestas, estamos ante un mero espectáculo de merolicos, quienes asumen que su función es entretener, con el propósito perverso de engañar para luego abusar o servirse del poder.

Llevamos prácticamente 40 días de campaña formal; en ellos, lo más relevante que se ha discutido es la viabilidad o no de construir un nuevo aeropuerto para el país; mientras que las propuestas de un ingreso mínimo universal y algunas otras ideas relativamente sensatas, se han diluido en medio de un estruendoso ruido de frivolidades y propuestas vacuas.

De los temas relevantes para el país, nada. El candidato puntero en las encuestas asume que con el simple hecho de ganar, se terminará la corrupción y con solo eso todo el gobierno comenzará a funcionar como una máquina perfecta recién salida de la fábrica.

No es así. México requiere de nuevas reformas. De las más relevantes, la del propio gobierno, pues su estructura orgánica, funcional y administrativa no está alineada con el artículo 1º constitucional. Que los candidatos y la candidata estén conscientes de esto, es una duda monumental, pero lo que es un hecho es que la Carta Magna se seguirá incumpliendo, porque como está ahora la administración pública federal, simplemente no tiene ni las capacidades ni la estructura necesaria para darle cabal cumplimiento.

En consonancia con lo anterior, México está comprometido a cumplir con los Objetivos del Desarrollo Sostenible, por lo que quien gane, debe decirnos cuáles son las metas que se van a alcanzar, para dejar encaminado al país en una ruta realista de cumplimiento. E Objetivo 1 es poner fin a la pobreza; el 8, garantizar trabajo digno y crecimiento económico; el 10, reducir las desigualdades; y el 16 lograr la paz, la justicia e instituciones sólidas. Frente a ello, no hemos escuchado nada consistente.

México ha ratificado numerosas Convenciones y Tratados; muchos de ellos, implicarían cada uno, una nueva lógica de gobierno. Por ejemplo, la Convención de los Derechos del Niño, la cual implica la garantía del principio del Interés Superior de la Niñez. Lograrlo, implica instituciones distintas a las que tenemos, lógicas de planeación y presupuestación, y una apertura programática distinta a la que tenemos; y normas y reglas de operación de programas sociales distintas a las que tenemos.

Por otra parte, hay emergencias nacionales respecto de las cuales no se ha dicho nada más que gracejadas, como que uno de los candidatos “dejaría de comer chocorroles”. Así por ejemplo, la Secretaría de Salud emitió dos alertas epidemiológicas, que siguen vigentes, relativas a la obesidad y el sobrepeso; así como a la diabetes mellitus como principal causa de mortalidad en el país. Ambas alertas, están asociadas a los determinantes sociales de la salud; es decir, no son problemas estrictamente clínicos, sino de pobreza, marginación y desigualdad social.

Fenómenos oprobiosos como las condiciones de pobreza, rezago social e incumplimiento de derechos en que viven las personas indígenas, las afrodescendientes y, en general, quienes habitan en el mundo rural, no son parte de la discusión política.

Vivimos una especie de esquizofrenia desde la que se asume que, si no se habla de los temas, éstos habrán desaparecido, de la realidad, y de la conciencia popular. Nada más falso; por lo que es hora de exigirle, a quienes aspiran a gobernarnos, que nos den respuestas claras, sobre éstas y otras agendas.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.