Las monjas del Vaticano denuncian explotación para trabajo barato


Las monjas del Vaticano denuncian explotación para trabajo barato

monjas, Vaticano, explotación, trabajo


Un grupo de monjas denunciaron la explotación casi gratuita de las religiosas dedicadas a las tareas domésticas al servicio de la jerarquía masculina de la Iglesia, una crítica que surge una semana antes del Día internacional de la mujer el 8 de marzo.

Las hermanas decidieron romper el silencio sobre la difícil situación de muchas monjas explotadas como mano de obra barata como una práctica común de la Iglesia Católica.

“Algunas de ellas sirven en las casas de obispos o cardenales, otras trabajan en las cocinas de las instituciones eclesiásticas o enseñan”, dice el artículo al que tuvo acceso Associated Press.

“Algunas de ellas, al servicio de los hombres de la iglesia, se levantan por la mañana para preparar el desayuno y se van a dormir después de que se sirve la cena, se limpia la casa y se lava y plancha la ropa”.

Hermanas benedictinas francesas de Abu Gosh, una aldea árabe-israelí cerca de Jerusalén. Foto: THOMAS COEX / AFP / GETTY

En la revista, Women Church World (Mujeres Iglesia Mundo), un suplemento mensual del periódico del Vaticano L’Osservatore Romano se publicó el artículo basado en los relatos de monjas anónimas que describieron el trabajo esencialmente como sirvientas no remunerados o mal pagadas.

Las monjas católicas son parte de diferentes órdenes religiosas y normalmente hacen votos al servicio de la religión que a menudo incluyen la pobreza y el celibato.

“A los ojos de Jesús, todos somos hijos de Dios, pero en su vida concreta algunas monjas no viven esto, y experimentan gran confusión e incomodidad”, dijo una monja descrita como Sor María, según The New York Times.

La hermana Marie lamentó que “[las monjas] rara vez son invitadas a sentarse a la mesa a la que sirven”.

“Algunas hermanas, empleadas al servicio de los hombres de la Iglesia, se levantan al amanecer para preparar el desayuno y se van a dormir una vez que la cena se ha servido, con la casa en orden, la ropa lavada y planchada…”, describe la hermana Marie, llegada a Roma desde África hace veinte años.

“En ese tipo de servicio, las hermanas no tienen un horario preciso y reglamentado, como en el mundo laico, y su retribución financiera es aleatoria, a menudo muy modesta”, publicó la AFP.

“¿Es normal que un consagrado se haga servir de esta forma por otra consagrada?”, se pregunta la hermana Marie, al constatar que las mujeres se dedican casi sistemáticamente a las tareas domésticas en el universo de la Iglesia.

Esta situación, muy arraigada, ha provocado “una rebelión interior muy fuerte” en ellas y “muchas heridas”, afirma.

El artículo, “La (Casi) Libre Obra de las Hermanas”, describe cómo además de tener que servir a los miembros varones de la iglesia, el trabajo de las mujeres está infravalorado en general.

El número completo de marzo de la revista está dedicado a las mujeres y el trabajo. La editora de la revista, Lucetta Scaraffia, ha sido durante mucho tiempo una oponente de lo que ella ha llamado “misoginia” en la iglesia.

“Hasta ahora, nadie ha tenido el coraje de denunciar estas cosas”, dijo Scaraffia a The Associated Press. “Tratamos de dar voz a aquellos que no tienen el coraje de decir estas palabras”.

El Papa Francisco, que es visto como uno de los líderes más progresistas de la Iglesia, ha hablado sobre la difícil situación de las mujeres. En un discurso de 2016, dijo que las monjas deberían estar trabajando en el servicio a la iglesia, no en la servidumbre.

“Deje que estas … hermanas vayan a las escuelas, a los barrios, a los enfermos, a los pobres. Este es el criterio: un trabajo que implica servicio y no servidumbre “, dijo el Papa.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.