Trump amenaza a quienes se opongan a su decisión en Jerusalén


Trump amenaza a quienes se opongan a su decisión en Jerusalén



El presidente Donald Trump amenazó con cortar la ayuda financiera a cualquier país que se oponga a su decisión de nombrar a la ciudad disputada de Jerusalén como la capital de Israel, mientras la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se prepara para votar una resolución que condenaba el controvertido movimiento del líder estadounidense.

Trump dijo a los periodistas en la Casa Blanca que no permitirá que los países tomen “cientos de millones de dólares e incluso miles de millones” de dinero de los Estados Unidos luego voten en su contra ante ONU, de acuerdo con Reuters. Ese mismo día, la embajadora de Estados Unidos ante la organización, Nikki Haley, envió una carta a los miembros instándolos a no apoyar una resolución potencial que critique el cambio histórico de Trump en Jerusalén, en el que Washington también planea mudar su embajada actualmente en Tel Aviv.

En la carta, Haley argumentó que esta medida beneficiaría la paz entre israelíes y palestinos, que también reclamaron Jerusalén como su capital. El anuncio de Trump, sin embargo, se encontró con protestas violentas en toda la región, y se esperaba que la Asamblea General de 193 miembros aprobara fácilmente la moción que critica la decisión del líder estadounidense en una reunión programada para el jueves a solicitud de Turquía y Yemen.

“El presidente observará cuidadosamente esta votación y ha solicitado que se informe sobre quienes votaron en nuestra contra”, escribió Haley en una carta obtenida por el periódico israelí Haaretz. “Gracias por su consideración, y no dude en ponerse en contacto con mi equipo si tiene alguna pregunta o inquietud”.

Los comentarios de Haley siguieron a una salva a través de redes sociales en la que la diplomática advertía que la administración Trump no “esperaba a quienes hemos ayudado nos atacaran” y que “los Estados Unidos tomarían los nombres”. Un día antes, el país anuló otra resolución que apuntaba a la postura de Trump sobre Jerusalén en el Consejo de Seguridad de la ONU, en el que existen 15 miembros y de los cuales Estados Unidos es uno de los permanentes que tienen poderes de veto.

Frustrado por la decisión de Estados Unidos de utilizar su veto contra la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU dirigida por Egipto, el embajador palestino en la ONU, Riyad al-Maliki, prometió llevar la pelea a la Asamblea General donde “Estados Unidos no podrá usar este privilegio “, según una declaración citada por Al Jazeera, que señaló que el martes fue la 42ª vez que Estados Unidos vetó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Israel y su ocupación del territorio palestino.

El establecimiento de Israel en 1948 se vio empañado por el conflicto con sus vecinos árabes y condujo al éxodo masivo de palestinos a otras partes de la región. Desde entonces, Estados Unidos se ha convertido en el principal aliado internacional del estado mayoritariamente judío, mientras que los enemigos de Israel libraron dos guerras más y apoyaron a grupos militantes que luchaban en apoyo de un estado palestino independiente.

En el centro de este conflicto ha estado Jerusalén, considerada una de las ciudades más sagradas por judíos, cristianos y musulmanes. Antes de la creación de Israel en 1948, Jerusalén había sido designada como una ciudad internacional por la ONU, pero se dividió entre Israel y Jordania después del conflicto. Después de una segunda guerra en 1967, Israel se apoderó de la mitad oriental de la ciudad y la anexó efectivamente en 1980, dejando a Jordania solo poderes administrativos limitados sobre sitios sagrados islámicos como la Mezquita Al-Aqsa. La medida no ha sido reconocida internacionalmente, pero fue respaldada por el Congreso en 1995.

Si bien el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, recibió con agrado el histórico anuncio de Trump sobre la ciudad antigua a principios de este mes, las reacciones del resto de la comunidad internacional han sido abrumadoramente negativas. Las naciones árabes y musulmanas vieron el movimiento como un rechazo de la causa palestina, sobre la cual muchos han evitado cualquier relación con Israel. Las potencias europeas, incluidos los aliados clave de Estados Unidos, consideraron que la decisión sabotearía aún más el ya congelado proceso de paz israelí-palestino encabezado por Estados Unidos.

En casa, los palestinos han salido a la calle para protestar contra lo que ven como un rechazo de su reclamo a Jerusalén. Irán se unió a su aliado musulmán sunita palestino Hamas y al socio musulmán chiíta libanés Hezbollah en su llamado por otra intifada, un término árabe utilizado para describir dos grandes levantamientos palestinos contra las fuerzas israelíes a finales de la década de 1980 y principios de la de 2000. En medio de manifestaciones recientes, las tropas israelíes han matado a tiros a varios manifestantes palestinos, incluido un conocido activista en silla de ruedas que perdió sus piernas durante el asalto aéreo israelí en Gaza en 2008.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.