Pemex y los mil millones vueltos humo | Newsweek en español


Pemex y los mil millones vueltos humo



DESDE HACE año y medio 700 carrotanques de ferrocarril deberían de operar entre refinerías y terminales de almacenamiento y reparto de Pemex. Las unidades, con un valor superior a 91 millones de dólares, garantizaban —se dijo en las justificaciones de compra expuestas por la paraestatal— la seguridad en el traslado de gasolinas, diésel y combustóleo, cuyo robo genera pérdidas anuales por 30,000 millones de pesos.

Una cantidad así de cilindros rodantes, equivalentes a 26,000 toneladas de acero, es igual de inocultable que una transacción de 1,143 millones 704,400 pesos. Sin embargo, eso ocurre: Pemex no es capaz de explicar el extravío de los carrotanques ni del dinero.

¿Qué ocurrió desde el momento de proyectarse la maniobra financiera, hace cuatro años, y la autorización concedida por las autoridades hacendarias unos meses después? La historia de esta compra es la siguiente.

En su respuesta a una primera solicitud, Pemex respondió: “No se ha recibido, ni adquirido ningún carrotanque en ese periodo, por lo mismo no se ha generado factura alguna”.

MANIOBRA DE COMPRA

En la reestructuración de la petrolera, como resultado de la reforma energética, Pemex Logística absorbió las funciones de la extinta Pemex Refinación, entre ellas, la prestación de servicios de almacenamiento, distribución, transporte y comercialización de petrolíferos.

En 2013 esa área registró ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el proyecto de inversión 1218T4M0036 para la “adquisición de 400 carrotanques para desalojo de combustóleo pesado y 300 carrotanques para transporte de hidrocarburos destilados de la Subdirección de Distribución”.

Se argumentó que era para combatir el robo de hidrocarburos y contar con un transporte terrestre eficiente que le permitiera trasladar los productos refinados, así como para el desalojo oportuno de combustóleo pesado (COPE) de las refinerías del centro del país: “De una manera menos costosa, en relación con el uso del autotanque, más segura y con menor impacto en el medioambiente”. Y para ello Pemex Logística requería de la adquisición de los 700 carrotanques.

Con tal adquisición, la flota se incrementaría de 525 a 1225 unidades. Suficientes para cubrir la demanda del transporte de destilados en las terminales que se abastecen vía ferroviaria, se dijo. Con ello también se incrementaría el transporte de petrolíferos.

Entre otras justificaciones que Pemex presentó a la SHCP para que se le autorizara el presupuesto de compra es que el carrotanque produce menos dióxido de carbono que el autotanque, además de que este último es más costoso, y existe baja disponibilidad de ellos en el mercado.

Con los carrotanques se disminuiría, además, la dependencia en el desalojo de productos de las refinerías, especialmente el COPE; se obtendrían ahorros por bonos de carbono (mecanismo internacional de descontaminación para reducir las emisiones contaminantes al medioambiente) y se reduciría el costo de operación de Pemex Refinación, hoy Pemex Logística.

El presupuesto fue aprobado, y el 30 de mayo de 2013 la dirección general de Pemex Refinación autorizó a su Subdirección de Distribución celebrar contratos por 91 millones 295,500 dólares (equivalentes a 1,143 millones 704,400 pesos) para esa compra.

Aunque el monto por ley mandata un proceso de licitación para elegir la mejor propuesta técnica y económica, la Gerencia de Coordinación de Operaciones sugirió que el proceso de contratación de la empresa que suministraría los 700 carrotanques lo realizara la filial Pemex Integrated Trade Systems, Inc. —actualmente, Pemex Procurement International, Inc. (PPI)—, una de las empresas de papel de Pemex que opera en Estados Unidos.

El procedimiento lo realizaría por “invitación restringida”, con el pretexto de que “la licitación pública para esta contratación no era la opción idónea, toda vez que se requeriría de mayor tiempo y se correría el riesgo de no realizar oportunamente la contratación y retrasar la fecha probable de recepción de los bienes”, la cual se estimó a más tardar en diciembre de 2015, puesto que se proyectó eliminar los costos por concepto de renta con dos empresas ferroviarias.

Para que el proceso de compra se hiciera de esa manera, el 7 de mayo de 2013 Pemex Refinación firmó con PPI el “Contrato de Prestación de Servicios a Precio Fijo” número 4500474724, para que PPI le proporcionara los servicios integrales de bienes, arrendamientos y servicios de importación a México, así como de obra pública y sus servicios relacionados.

En este, la dirección general de Pemex Refinación estipuló que quedaba bajo la responsabilidad del área administradora del proyecto tomar las decisiones sustantivas y de contratación, el cumplimiento de los términos y condiciones técnicas, económicas, ambientales, sociales y legales; el seguimiento de su ejecución, el cumplimiento de la norma y la necesidad de su celebración.

Para octubre del mismo 2013, en Houston, Texas, a nombre de Pemex Refinación (hoy Pemex Logística), PPI, con carácter de mandatario mercantil, llevaba a cabo la adquisición de los 700 carrotanques.

En el contrato PPI—18—3—10436 del 1 de octubre se programaron 729 días para la entrega de las primeras 300 unidades, que concluiría el 30 de septiembre de 2015. Asimismo, en el contrato PPI—18—3—10437 se programaron 760 días a partir de la fecha de su firma para la entrega de los 400 carrotanques estantes, previstos para el desalojo de combustóleo pesado. La entrega debió concluir el 31 de octubre de 2015.

En una segunda solicitud se preguntó a Pemex por el acta de entrega y recepción de los carrotanques adquiridos entre 2012 y 2017, y la respuesta fue: “Inexistencia total”.

PIFIAS AL DESCUBIERTO

La contratación, empero, comenzó a presentar irregularidades. Entre las pifias de este proceso se cuentan que las especificaciones de los carrotanques adquiridos cumplían con la Norma Internacional DOT—111, pero en mayo de 2015, en la norma DOT—117, se estableció que para el año 2020 los carrotanques precisamente con esas especificaciones no podrán circular en Estados Unidos ni en Canadá por no cumplir con los requerimientos o especificaciones de seguridad. Así que las unidades no le servirían a Pemex.

Entonces, por medio de un “memorando de entendimiento”, los representantes de la petrolera pactaron con el proveedor realizar los ajustes correspondientes en el diseño y fabricación de las unidades, para cumplir con las nuevas especificaciones (de la DOT—117), entre ellos, acero de mayor espesor y protección de válvulas y térmica.

Pero luego, de igual manera, a través de “memorandos de entendimiento”, los representantes de Pemex autorizaron al proveedor diferir la fecha de entrega una y otra vez hasta ajustarla al 30 de junio de 2016. Es decir, medio año después de lo que se había fijado como límite de entrega.

La fecha final pactada para la entrega fue junio de 2016, pero en agosto de ese año los contables adscritos a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) revisaron la compra y detectaron que para esos momentos el proveedor aún no había entregado ninguna unidad.

La ASF calificó como irregular que a través de simples memorandos de entendimiento los funcionarios de Pemex y el proveedor fueran difiriendo la fecha de entrega, puesto que ni siquiera formalizaron convenios modificatorios para ampliar el plazo y vigencia de los contratos.

Esa misma instancia determinó que la Unidad de Responsabilidades de Pemex debía investigar e iniciar el procedimiento administrativo correspondiente en contra de los funcionarios de Pemex, “por los actos u omisiones de los servidores públicos que en su gestión celebraron memorandos de entendimiento con los que se ajustaron los plazos de los programas de entrega de los contratos de adquisición de 400 carrotanques para desalojo de combustóleo pesado y 300 carrotanques para transporte de hidrocarburos destilados y no celebraron los convenios modificatorios, que se establecen en la normativa”, señaló.

Según se argumentó, la flota de carrotanques, en relación con el uso del autotanque, sería más segura y con menor impacto en el medioambiente. FOTO: CUARTOSCURO.

ENTREGA INEXISTENTE

Luego de que la ASF registró en su informe de auditoría esta compra, Newsweek en Español revisó la maniobra de adquisición. Como parte de la investigación periodística, a través de transparencia, se presentó una solicitud de información a Pemex Logística para conocer el estatus de entrega y recepción de cada uno de los carrotanques adquiridos entre 2012 al 2017.

En su respuesta a una primera solicitud, Pemex respondió: “No se ha recibido, ni adquirido ningún carrotanque en ese periodo, por lo mismo no se ha generado factura alguna”.

En una segunda solicitud se preguntó a Pemex por el acta de entrega y recepción de todos y cada uno de los carrotanques adquiridos entre los años 2012 y 2017, y la respuesta fue: “Inexistencia total”. Y especificó que “del año 2012 a la fecha no ha realizado ningún acta de entrega—recepción de carrotanques”.

La respuesta de Pemex sobre la compra aporta otro elemento poco claro, ya que en su auditoría la ASF dice que, “con un escrito del 19 de julio de 2016, el proveedor de los 700 carrotanques proporcionó a la Auditoría Superior de la Federación la información y documentación siguiente: escrito del 31 de marzo de 2016, donde solicitó el apoyo de la Gerencia de Transporte Terrestre de Pemex Logística para que 15 carrotanques se conservaran en el interior de la Refinería Miguel Hidalgo en Tula de Allende, Hidalgo, hasta que procediera su recepción de manera formal”.

Y que, en respuesta, el 4 de abril de 2016 la Subgerencia de Programación y Control de Pemex Logística informó al proveedor que aceptó conservar los 15 carrotanques dentro de las instalaciones de la Refinería Miguel Hidalgo, en Tula de Allende, Hidalgo, “en el entendido de que esto no implicaría una recepción en términos de los contratos y que los 15 carrotanques continuarían siendo propiedad del proveedor, hasta determinar las condiciones para su formal inspección y recepción por parte de Pemex”.

También que, el 16 de mayo de 2016 el proveedor había informado a los directores generales de Pemex Procurement International, Inc., y de Pemex Logística y al director corporativo de Procura y Abastecimiento de Pemex, que 15 carrotanques se encontraban listos desde el 23 de febrero de 2016 para su inspección, “sin que a la fecha del escrito se haya presentado personal para la inspección y liberación de los carrotanques”.

Con esos antecedentes, el 19 de agosto de 2016, personal de la ASF efectuó una inspección ocular en el sitio donde se encontraban los 15 carrotanques, “con lo que se comprobó su existencia física dentro de las instalaciones de Pemex”. Las unidades, señala la ASF, se habrían recibido el 9 de abril de ese año, según la bitácora de ingreso.

Pero en la entrada de esos tanques, la ASF advierte otras irregularidades:

La entrada de los 15 carrotanques en las instalaciones de la refinería la autorizó la Subgerencia de Programación y Control de Pemex Logística, y no el área de Servicios Generales y Administración Patrimonial, dependiente de la Gerencia de Refinería de Pemex Transformación Industrial, la cual tiene dentro de sus funciones controlar la entrada y salida de trabajadores, visitantes y contratistas, así como de los vehículos, bienes y materiales del centro de trabajo.

Pero, aunque habían entrado formalmente hasta ese 19 de agosto de 2016, cuando la ASF hizo la inspección ocular, Pemex aún no había recibido en forma las unidades. Y, según la respuesta proporcionada a Newsweek en Español, sigue sin recibirlas.

En tanto, el robo de combustible, uno de los flagelos que supuestamente combatiría esta modalidad de transporte en carrotanques de ferrocarril, continúa elevándose, nutriendo los bolsillos del crimen organizado, de acuerdo con las mismas autoridades federales.

A través de su área de comunicación social, Newsweek en Español solicitó una entrevista con los directivos de la petrolera para saber el estatus de la compra, que implicó 1,143 millones 704,400 pesos. Al cierre de esta edición no se contaba aún con su respuesta.

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.