Now Reading:
Los niños rechazados por sus padres tienen más ansiedad social
Full Article 3 minutes read

Los niños rechazados por sus padres tienen más ansiedad social

Investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania examinaron si el rechazo de los padres (el retiro del afecto y la atención, o simplemente una mala crianza) y la dinámica familiar pueden predecir si un niño desarrollará ansiedad social.

Sus hallazgos, publicados en la Revista de Juventud y Adolescencia, revelan que los niños que experimentaron el rechazo del padre presentan mayor ansiedad social que aquellos que no fueron rechazados.

“Encontramos que el rechazo del padre, pero no el rechazo de la madre, predice cambios en la ansiedad social”, dijo en un comunicado el autor del estudio Hio Wa “Grace” Mak, estudiante de doctorado de desarrollo humano y estudios familiares en Penn State.

“Los padres generalmente no se incluyen en el desarrollo familiar, por lo que es importante saber más sobre los padres y cómo influyen en la amistad y la soledad de los adolescentes”.

Mak y sus colegas examinaron datos de 687 familias de dos padres con niños en la escuela secundaria. Las madres, padres y adolescentes fueron evaluados cada año cuando el niño estaba en sexto, séptimo y octavo grado. Para analizar el rechazo de los padres, los investigadores los cuestionaron sobre varios sentimientos de amor, desconfianza e insatisfacción con su hijo.

Si bien los resultados revelaron que el rechazo de cualquiera de los padres se asoció con una mayor soledad, solo el rechazo de un padre se asoció con la ansiedad social, un trastorno común que afecta al 7 por ciento de los estadounidenses, según el Instituto Nacional de Salud Mental.

La ansiedad social puede hacer que las personas se sientan cohibidas y agobiadas por lo que otros piensan.

Los investigadores creen que sus hallazgos pueden arrojar luz sobre cómo trabajar mejor con los adolescentes que luchan contra este problema.

Por lo general, las intervenciones se centran en las interacciones de un niño en la escuela, explicó en un comunicado el coautor del estudio, Gregory Fosco, profesor asociado de desarrollo humano y estudios familiares en Penn State.

“Creo que estos hallazgos sugieren que también deberíamos acercarnos a las familias para apoyar este sentido de pertenencia y conexión. Podríamos estar pasando por alto a la familia como una parte importante de cultivar estas relaciones saludables con los compañeros “, dijo Fosco.

Las relaciones saludables con amigos, profesores, entrenadores y otras figuras son importantes, pero una relación saludable entre padres y adolescentes es especialmente importante. En muchos casos, la relación entre padres e hijos es la que determina cómo un niño interactuará con los demás, según la Oficina de Salud del Adolescente.

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.